Artista, pintor y dibujante. Así se definía Manolo Prieto. Al analizar su obra es evidente que el dibujo es la base de la misma y que tuvo un dominio total de esta faceta. Todo empieza con un dibujo, un boceto, ya sea una portada de Novelas y Cuentos, una medalla, un cartel o un encargo publicitario. Ahí empieza su obra.

“Yo soy artista, pintor y dibujante”.

Manolo Prieto

Dibujo

Pintura

La pintura, que ejercitó como práctica artística, jugó para él otro papel importante durante mucho tiempo. En algunos momentos lo hizo de forma esporádica. Por esta razón no llegó a realizar un nutrido número de obras en esta especialidad. Él pone fin a su actividad pictórica en los primeros años de la década de los 80 sin ser muy consciente de ello o, quizás sí, ya que en 1950 decide no acabar el cuadro de Las Lavanderas, cuando antes había querido presentarlo a los Concursos nacionales, porque el arte transitaba por nuevos derroteros. Lo cierto es que desde 1950 la relación que mantiene con la pintura queda supeditada a sus otras actividades.