El proceso creativo de Manolo Prieto para cualquier tipo de disciplina siempre seguía un mismo patrón: dedicaba tiempo y esfuerzo en hacer unos bocetos, realmente minúsculos, pero con suficiente detalle e incluso composición de color para hacerse una buena idea de la pieza en conjunto.

Conservar los bocetos da una idea del valor que Prieto le confería como parte de su proceso. Hoy día constituyen una de las muestras más atractivas en las exposiciones dada su minuciosidad y su gran similitud con el arte final.

He aquí unos ejemplos del boceto y el resultado final de diversos carteles y portadas de Novelas y Cuentos.

¿Qué es el boceto? ¿Una forma de dibujo más? ¡No! Un boceto es una obra viva donde está lo más fresco de una obra de arte”.

Manolo Prieto

Bocetos y arte final

“¿Por qué una obra de arte tan pequeña de tamaño? Porque el tamaño me impide hacer detalles y esto equivale a la pérdida de ellos por la distancia y puedo hacerme un cálculo de su visibilidad”.

Manolo Prieto

“El boceto es siempre superior a la obra terminada y se teme que se conozca y se comparen; pero en el boceto está esa idea que ha pasado por la mente, que se ha agarrado al vuelo, ahí está la vida, lo más fresco de una obra de arte”.

Manolo Prieto