Manolo Prieto es una de las figuras más destacadas de la medalla española del siglo XX y uno de los medallistas españoles más conocidos de la FIDEM (Federación Internacional de la Medalla), donde su contribución a las exposiciones anuales de 1959 a 1987 dejó una honda huella. La medalla para él es algo muy especial, ya que su polifacética trayectoria artística encuentra en ella su culminación.

Es el único medallista de su generación que no procede de las ramas artísticas tradicionalmente vinculadas a la realización de medallas sino de dos especialidades concretas de dibujo, el cartel publicitario y la ilustración. La simbiosis que consigue entre la aportación plástica de su experiencia de ilustrador y la medalla constituye un factor esencial de la originalidad y singularidad de su obra y de su aportación a esta forma de arte.

Sus medallas se caracterizan por la considerable capacidad para atraer la atención de manera directa e inmediata, ofreciendo siempre alguna nota especialmente sorprendente y por la que raramente el espectador permanece indiferente.

En el año 1957 realiza su primera medalla dedicada a “Don Juan Tenorio”. A partir de entonces esta disciplina le acompañaría hasta el día de su muerte, con una producción ingente de más de cien medallas y placas, y cosechando enormes éxitos a nivel nacional e internacional.

“Creador de obras de arte de bolsillo”.

Manolo Prieto

Artículos relacionados